Cargando...

Información importante sobre protocolos de higiene y seguridad asociada al Coronavirus. Más información aquí

24
Jul

Vinos orgánicos y biodinámicos de Chile

Los mejores vinos son además sustentables:

Francisca Gálvez V.

Con la Cordillera de los Andes por el este, el Océano Pacífico al oeste, el desierto de Atacama en el norte y los hielos milenarios del sur, Chile tiene el privilegio de un clima muy especial, con condiciones de sol, amplitud térmica y calidad de la tierra ideales para el cultivo del vino. No es extraño que la producción vitivinícola sea una ocupación histórica en el país, con bodegas que se remontan al siglo XVI. Pero, ¿sabías que Chile es también uno de los productores de vino más innovador y cuidadoso con el medio ambiente en el mundo?

Primero, un par de definiciones. Los vinos orgánicos son aquellos que se producen bajo un sistema integrado que fomenta y mejora la salud del ecosistema y su biodiversidad, sin prácticas agresivas ni invasivas desde el viñedo; donde no se utilizan herbicidas, pesticidas ni fertilizantes artificiales, ni cualquier otro producto tóxico industrial. De manera que los vinos sean más sanos.

Los vinos biodinámicos, en tanto, se originan en la Antroposofía de Rudolf Steiner, ciencia que combina la medicina, con la homeopatía y la astrología. La producción biodinámica –que necesariamente involucra prácticas orgánicas- se centra en una propuesta autosustentable apoyada en tres elementos: campo, animales y plantas. Todo producto que se utilice tanto en la tierra como en las vides debe ser elaborado in situ, y el fertilizante natural (guano) debe ser de animales que se encuentren en el predio. Los trabajos de cosecha, bodegaje e incluso las degustaciones, son guiados a través de un calendario lunar y astrológico. Todo ello es controlado por una certificadora a nivel mundial. Desde 2019, además, existe la Agrupación de Viñas Biodinámicas de Chile.

Viñas orgánicas en los principales valles

Viñedos Emiliana, ubicado en el valle de Casablanca -el que produce el vino blanco más importante de Chile- fue fundado en 1986 por la familia Guilisasti, y se especializa en la producción de vino orgánico respetuoso con el medio ambiente. Fue la primera bodega en Sudamérica en producir vino biodinámico.

En el reconocido Valle de Colchagua, una de las pioneras en los vinos orgánicos es Viña Lapostolle, la cual recibió el status de viñedo 100% orgánico en 2011. En sus procesos utilizan abono, abejas y reciclaje para ayudar a producir sus vinos de forma ecológica.

Situada en la región de Valparaíso, Cono Sur es otra de las bodegas orgánicas pioneras en el país. La empresa se toma la sustentabilidad seriamente, optimizando la gestión del viñedo para reducir su huella de carbono, buscando respetar el medio ambiente en todo el proceso de producción. Los trabajadores -por ejemplo- recorren el viñedo en bicicleta y utilizan alternativas naturales para proteger las uvas de enfermedades y plagas. Cono Sur fue la primera bodega en Sudamérica en recibir un doble certificado ISO por su garantía de calidad y políticas ambientales; y la primera en el mundo en recibir el status de cero emisiones de carbono. Vale la pena probar sus vinos orgánicos Sauvignon Blanc, Chardonnay, Pinot Noir y Cabernet Sauvignon/Carmenere.

Viña Matetic es una bodega boutique biodinámica, ubicada en el valle del Rosario, cerca de Casablanca. Sus parras se enclavan en las laderas de los cerros rodeadas de bosque nativo, y la han llevado a ser pionera en la producción de Syrah de clima frío en Chile. Además de degustaciones de sus vinos, la viña ofrece una entretenida experiencia para sus visitantes, pudiendo hacer recorridos guiados de los viñedos, caminando, en bicicleta o a caballo. Y para terminar, se puede almorzar con buen maridaje en el restaurant Equilibrio.

¡Te invitamos a conocer estos viñedos y disfrutar de los vinos más sustentables del mundo con Vértice Travel!